Pechuga de Pollo con limón y especias picantes

Ingredientes (4 comensales)
4 pechugas de polloPechuga de pollo con limon y especias picantes
1 limón grande
1/2 cucharilla de café de sal ahumada
1/2 cucharilla de café de guindilla
1/2 cucharilla de café de jengibre en polvo
1/2 cucharilla de café de ajo en polvo
pimienta negra
8 ramitas de cilantro fresco
3 dientes de ajo
orégano (opcional)
aceite de oliva virgen extra
sal
hojas de lechuga variada.

Elaboración
Empieza preparando las especias para frotar o marinar la carne de pollo, lava muy bien la piel del limón y sécalo. Rállala y ponla en un pequeño bol. Añade la sal ahumada, la guindilla, el jengibre y el ajo en polvo, y pimienta al gusto. Lava y seca las hojas de cilantro y pícalo para incorporarlo también, finalmente añade una cucharada de zumo de limón, mezcla bien y reserva.
Prepara las pechugas de pollo, córtalas en tres filetes y en las caras internas frota la mezcla de especias y piel de limón. Vuelve a colocar los filetes formando de nuevo la pechuga y átala con cuerda de cocina.

Pon a calentar una sartén o parrilla con un poco de aceite de oliva, ponla a fuego medio y coloca las pechugas de pollo atadas, salpimenta al gusto y deja que se doren por un lado y después dale la vuelta, salpimentando de nuevo, para que se doren por el otro. Debido al grosor de las piezas, el calor tardará más en llegar al centro, así que durante uno tres o cuatro minutos, tapa la sartén.

En caso de que sea necesario, añade un poco más de aceite de oliva. Un par de minutos antes de retirar el pollo de la sartén, añade los ajos previamente pelados y laminados para que se doren y aporten su sabor. Finalmente, baña cada pechuga con una cucharada aproximadamente, de zumo de limón natural.

Emplatado
Dispón una cama de ensalada levemente aderezada con aceite de oliva virgen extra. Retira el hilo de cocina de las pechugas de pollo, y colócalas sobre la ensalada. Termina rallando un poco más de piel de limón sobre el pollo, añadiendo el orégano y dejando caer el jugo que haya podido quedar en la sartén. ¡Buen provecho!

 

Esta entrada fue publicada en Recetas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.